Thekan world cup: el Pes de las viejas generaciones

Thekan world cup: el Pes de las viejas generaciones

El fútbol siempre ha sido tema importante en los videojuegos. Y si bien hoy PES y FIFA mandan, antes escaseaban los títulos de calidad, por eso cuando este jueguito llegó a las salas de juegos, se volvió de inmediato en un boom.

Hoy estamos acostumbrados a jugar en la piel de Cristiano Ronaldo o en la de Messi, de elegir los equipos que se nos den la gana y jugar con nuestros colores favoritos. Sin contar, que además lo podemos hacer en los más renombrados estadios del mundo. Todo eso, era un sueño casi inalcanzable para los amantes del fútbol y los videojuegos de la década de los 80 y 90, que sólo teníamos que conformarnos con juegos de poca gráfica y muy poca fluidez.

Sin embargo, como todo lo que hace historia, hubo un antes y un después en materia de videojuegos futbolísticos y en eso tuvo mucho que ver el Thekan world cup, un juego lanzado en 1985 por Tehkan (que más tarde se transformó en Tecmo), aprovechando la cercanía del Mundial que se iba a disputar en México al año siguiente. Y si bien, quizás no es el mejor en cuanto a gráficos, si lo es en cuanto a entretención y sobre todo pasión por el fútbol.

El jueguito este traía varias gracias, la primera era que venía en un mueble plano por lo que los contendores, cuando jugaban de dos players quedaban frente a frente. Cuenta la historia que estos muebles no venían con joystick, sino con una bola que uno debía desplazar para mover a los jugadores y que también permitía manejar la violencia del disparo o del pase. Sin embargo esto no llegó a Chile, donde se jugaba con el tradicional joystick y los dos botones típicos, por lo que había que olvidarse de dar pases, porque todos los tiros salían muy fuertes.

Uno manejaba a un sólo equipo, que por esas cosas de la vida tenía camiseta roja. Todos decíamos que era Chile, pero en realidad dudo que eso habían pensado los de Tehkan cuando hicieron el juego, especialmente porque las cabezas de los jugadores eran casi todos rubia. Y como buen campeonato mundial, uno debía vencer a 7 rivales para convertirse en el campeón.

LA COPA MUNDIAL

Primer equipo: Camiseta azul, pantalones blancos y medias rojas...claramente Escocia

Primer equipo: Camiseta azul, pantalones blancos y medias rojas…claramente Escocia

Como no tenían licencias, los equipos ni los jugadores no tenían nombre, pero por los colores uno suponía quiénes eran los rivales. En primera ronda, el rival era Escocia, un equipo malísimo al que incluso le podían hacer goles desde mitad de cancha, porque el arquero no atajaba nada de nada. Si acá no hacías más de 10 goles mejor te dedicabas a jugar en otra arcade.

El segundo equipo nunca se supo bien cuál era, pero la mayoría creíamos que era Polonia.

El segundo equipo nunca se supo bien cuál era, pero la mayoría creíamos que era Polonia.

El segundo equipo, de indumentaria blanca completa, era una incógnita. Algunos aseguraban que era Polonia, otros Rusia y algunos hasta Estados Unidos. Lo cierto es que también eran malísimos, por lo que de nuevo les tenías que hacer 10 para arriba.

Tercer equipo: Brasil ¿alguna duda?

Tercer equipo: Brasil ¿alguna duda?

El tercer equipo claramente era Brasil. Igual daba lata que los tuvieran tan abajo porque mal que mal era el gran equipo de nuestro continente y además en este juego también eran malitos, no tanto como los anteriores, pero malitos al fin y al cabo. Lo que sí, si los dejabas jugar un poco, te podían pintar la cara con pases y terminabas recibiendo el primer gol en contra.

Cuarto equipo: Italia. Defendían como los verdaderos y era muy difícil marcarles un gol.

Cuarto equipo: Italia. Defendían como los verdaderos y era muy difícil marcarles un gol.

Ya el cuarto equipo presentaba algo más de reto. Todos creíamos que se trataba de Italia, fieros en la marca y el arquero ya comenzaba a atajar, así que a olvidarse de los tiros de lejos y debíamos intentar hacer un gol con un tiro cruzado a la entrada del área o con un centro desde la izquierda para que apareciera el centrodelantero y cabeceara sólo en el otro palo. Acá si no eras lo suficientemente hábil terminabas empatando y quedabas eliminado, porque faltaba por contarle que debías ganar para avanzar a la otra ronda, no existían ni el alargue ni los penales.

Quinto equipo: Yugoeslavia, o al menos eso creíamos acá en Chile.

Quinto equipo: Yugoeslavia, o al menos eso creíamos acá en Chile.

El quinto equipo para nosotros era Yugoeslavia (que de hecho ganó el Mundial juvenil en 1987 jugado acá en Chile). Sin embargo, sé que en otros países decían que era Francia con su camiseta alternativa, pero no creo, porque en esos años los equipos jugaban siempre con sus camisetas oficiales a menos que el rival tuviera un color parecido. Bueno el tema es que a estos bellacos sí que costaba ganarles, porque jugaban bien y no la soltaban y además corrían como condenados. Generalmente a estos se les ganaba 1 a 0 y listo, con eso a defender y pasar de ronda.

Semifinal: Uruguay...a los argentinos todavía les duele no haber sido considerados en este juego.

Semifinal: Uruguay…a los argentinos todavía les duele no haber sido considerados en este juego.

La semifinal era contra Uruguay ¿raro no?. Lo cierto es que Argentina no estaba en el listado, aunque también supe que siempre hubo una discusión al respecto entre los charrúas y trasandinos, porque los che aseguraban que el equipo era Argentina no Uruguay y que lo que pasaba es que como el juego era en 8 bits, no alcanzaba para hacer el rayado blanco a las camisetas. Pero, para nosotros claramente era Uruguay, especialmente porque las medias además son negras.

En fin, lo cierto es que si los anteriores corrían, estos uruguayos lo hacían al doble y no te dejaban en paz, por lo que llegar al arco contrario era una odisea, además que los jugadores contrario se tiraban al suelo a cada rato para quitarte la pelota.

Final: Alemania ¡sencillamente un equipazo!

Final: Alemania ¡sencillamente un equipazo!


Y bien, si lográbamos superar a los uruguayos nos tocaba la ansiada final con los infaltables alemanes. ¡Un equipazo!, juego total, completos atletas, corrían mucho pero además tenían buen juego especialmente en ofensiva donde eran capaz de golearte si no estabas en un buen día. Y como si fuera poco, el arquero atajaba todo y era casi imposible vencerlo.

Si lográbamos ganarlo por fin nos quedábamos con la copa y de verdad que se sentía un sentimiento de victoria muy profundo que te permitía andar con una sonrisa de oreja a oreja durante todo el día o por lo menos hasta el próximo mundial cuando te volvías a sentar en una maquinitia de Tehkan world cup.

Deje un comentario

Tu dirección de correo no será publicadaRequiere que los campos sean llenados *

Puedes usar estosHTML tags y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*

Passwords perdido